lunes, 30 de noviembre de 2009

COMPRENSIÓN DE LECTURA PARA 3º BÁSICO




El cuento que escucharemos se llama El arca de Noé. ¿De qué crees que se tratará el cuento?

Si supieras que viene un gran diluvio y que tú y tu familia podrían salvar algunos animales de esta inundación. ¿A cuales elegirías? ¿Por qué? ¿Cómo lo harías?



El arca de Noé

Noé era un buen anciano que vivía tranquilo con su familia. Un día, Dios le aviso que iba a enviar un diluvio sobre la Tierra para castigar a los hombres que habían transformado a la Tierra en un lugar violento y lleno de injusticias.

Entones, le dijo que construyera una gran embarcación de madera de ciprés para que allí se refugiara con toda su familia.

También le indico que subiera al arca un macho y una hembra de cada clase de animales que anduvieran por la tierra, por el agua y por el aire. Por último, debía cargar comida suficiente para todos.

Cuando Noé hizo todo lo que Dios le ordeno, el cielo se oscureció y comenzó a llover. Llovió torrencialmente durante cuarenta días y cuarenta noches.

Entonces, Noé se asomo por una ventana del arca y comprobó que toda la tierra estaba inundada.

Noé dejo pasar muchos días, hasta que las aguas comenzaron a bajar lentamente. Entonces, soltó una paloma que, un tiempo después, regresó al arca muy cansada.

Una semana más tarde, Noé hizo de nuevo la misma prueba. Pero esta vez la paloma regresó trayendo en su pico una rama de olivo.

Todos en el arca se alegraron y quisieron bajar.

Noé, su familia y los animales que se habían salvado con ellos, pudieron por fin regresar a tierra para seguir creciendo y multiplicándose.



Responde a las siguientes interrogantes:

¿Cómo se llama el cuento?

¿Por qué Dios envió un diluvio sobre la tierra?

¿Qué material uso Noé para construir el arca?

¿Por qué crees tú que Dios le pidió ayuda a Noé para salvar cada especie del mundo animal?

¿Cuánto tiempo duro el diluvio?

¿Cómo supo Noé que podrían desembarcar en tierra firme?

Imagina tú que tienes que construir una nave para proteger de un diluvio a una pareja de cada especie animal. ¿Cómo seria tu nave? ¿De que material la harías? ¿Por qué?

Dibuja tu nave en una hoja grande y explícales a tus compañeros y compañeras por que la harías de ese modo.


El cuento que escucharemos se llama La jirafa inconforme. ¿De qué crees que se tratará el cuento?



La jirafa inconforme


La primera vez que Pompilia se asomó al río y vio lo largo que tenia su cuello, no le hizo ninguna gracia.

“Este río no es un buen espejo”, se dijo. “Me mirare en la laguna, que tiene el agua mas tranquila”.

Y antes de que el sol brillara demasiado Pompilia corrió a la laguna para mirarse bien. Allí comprobó que nada había cambiado: su cuello parecía una larga vara con una cabecita en la punta.

Nuestra jirafa quedó muy mal impresionada; observaba de reojo a cuanto animal le cruzaba cerca, deseando que alguno se le pareciera, y no le hallo más que en su propia familia.

“¿Y si pruebo a encogerme un poco? A lo mejor así el defecto se notara menos”, pensó ella.

Pero el resultado fue peor, porque se le hizo una joroba.

“Seguiré probando”, suspiro muy bajito Pompilia. “Tengo que seguir probando”.

Esta vez, la pequeña jirafa fue a vivir a una cueva, decidida a salir solo durante la noche; pero como Pompilia era tímida, en cuanto se vio sola en la oscuridad, echó a correr y se acurruco junto a su mamá.

Por muchos mese la pobre jirafa sufrió calladamente lo que ella creía un terrible defecto. Estaba tan desconsolada que hasta quiso ser como la rana Camella, que parecía una botija. Paso un largo tiempo sin que Pompilia dejara de pensar en lo mismo, pro sin hallarle remedio. Ella crecía, se estiraba y a la vez también crecía su cuello, que siguió mostrando una pequeña cabeza y cuernitos muy graciosos, como dos caramelos.

Cansada de su secreta lucha, un día entendió que con negarse a ser como era, solo conseguía estar siempre triste y arrinconada. Por eso pompilia hizo así: compro veinte metros de cinta de diferentes colores y se lleno de lazos el largísimo cuello para que todos la miraran. ¡Y resulto que Pompilia se veía muy linda!



Dora Alonso



Responde a las siguientes interrogantes:

1. ¿Dónde se miro la primera vez Pompilia?

2. ¿Dónde se miro la segunda vez Pompilia?

3. ¿Qué paso cuando Pompilia se encogió para no verse tan grande?

4. ¿Dónde se fue a vivir Pompilia?

5. ¿Por qué Pompilia se fue corriendo donde su mamá?

6. ¿Por qué quiso ser como la rana Camella?

7. ¿Qué sucedía cuando Pompilia crecía?

8. ¿Qué harías si no te gustara alguna parte de tu cuerpo?



El cuento que escucharemos se llama El pinito. ¿De qué crees que se tratará el cuento?



El pinito


Este era un pinito que había nacido en medio de un bosque. Mirando a los otros árboles de espeso follaje y comparando sus hojas picudas y cortantes, se lamentaba.

- Todos mis compañeros tiene hermosas hojas carnosas y tiernas. ¡Las mías son duras, tiesas y picudas! Quisiera yo que mis hojas fueran de oro.

A la mañana siguiente, se quedó maravillado. Las hojas de oro que deseaba, adornaban ahora sus ramas.

Los árboles de los alrededores comentaban entre sí:

- ¡El pinito se ha vuelto de oro!

Y un ladrón, que pasaba en esos momentos por el bosque, dijo al oírlos.

- ¡Un pinito de oro! Pues será mío

Como temía ser visto a la luz del día, volvió por la noche con un costal y arrancó todas las hojas de oro sin dejar una sola. Las guardo en su costal y se fue.

Al día siguiente, cuando amaneció, el pinito se vio desnudo de hojas y se puso a llorar:
- ¡Ya no quiero hojas de oro porque vienen los ladrones y se las llevan todas! Mejor las quisiera de vidrio, porque el vidrio brillara también.

Al día siguiente, cuando amaneció, se vio cubierto con las hojas que deseaba. Muy contento se dijo en voz baja:

- Ahora tengo hojas de vidrio; nadie me molestará.

Y todos los vecinos lo miraban y decían:

- ¡El pinito se ha vuelto de vidrio!

En la noche, se desencadenó la tempestad. Soplo el viento con violencia y a pesar de las súplicas del arbolito, le rompió todas sus hojas de vidrio.

Cuando a la mañana siguiente el pinito se dio cuenta del desastre, volvió a llorar como la víspera:

- ¡Ay, qué desgraciado soy! ¡Otra vez estoy desnudo! ¡Me robaron mis hojas de oro, me rompieron mis hojas de vidrio! ¡Qué desgraciado soy! Mejor quisiera tener hojas carnosas, verdes y tiernas como todos los árboles del alrededor.

A la mañana siguiente, cuando salió el sol, se vio adornado con las hojas que deseaba.

- ¡Que contento estoy! - dijo -, nadie me molestará. Y los árboles decían:

- ¡El pinito esta igual que nosotros!

Pero al poco rato llego ua hermosa cabra con sus chivitos y viendo al pinito tan grande y apetitoso, llamó a sus pequeños y les dijo.

- Vengan, hijos míos, que he encontrado algo bueno.

Y entre las cabras y los chivitos en un momento dejaron pelado al pobre arbolito.

Al día siguiente, cuando amaneció, viéndose desnudo por tercera vez volvió a llorar como un chiquillo:

- ¡Qué triste estoy! ¡Ya estoy desnudo otra vez! ¡Me han robado mis hojas de oro, me rompieron mis hojas de vidrio y se comieron mis hojas verdes y tiernas! ¡Qué triste estoy! Mejor quisiera tener mis hojas picudas y cortantes que a nadie se le antojan.

Cuando amaneció, los deseos del pinito se volvieron cumplidos nuevamente. Mirando sus viejas hojas duras y cortantes se sintió feliz y satisfecho.

Y los árboles vecinos, oyéndolo cuchichiar, se dijeron en voz baja:
El pinito ya está como antes, como debe ser un pinito de su familia; sin disfraces.


Noemí Weller




Actividades:

1. En parejas, revisen el cuento y subrayen aquellas partes que describen cómo era el aspecto físico y la manera de ser del pinito.

2. Escriban en su cuaderno una descripción de él.

3. Luego, lean su descripción a sus compañeros y compañeras en voz alta.

4. Deseos y consecuencias:



Responde en tu cuaderno las siguientes interrogantes:

El pinito se comparaba con los demás árboles del bosque y se sentía infeliz e insatisfecho.

1. ¿Donde nació el pinito?

2. ¿Cómo era el follaje del pinito?

3. ¿Cuál fue el primer deseo que se le cumplió al pinito?

4. ¿Cuál fue el segundo deseo que se le cumplió al pinito?

5. ¿Cuál fue el tercer deseo que se le cumplió al pinito?

6. ¿Qué sucedió cuando al pinito se le convirtieron las hojas de oro?

7. ¿Qué sucedió cuando al pinito se le convirtieron las hojas de vidrio?

8. ¿Qué le dirías tú a un niño o a una niña que se siente como el pinito?

9. ¿Qué crees que descubrió el pinito de si mismo?

10. Y a ti… ¿Qué experiencias te han ayudado a descubrir tus propias cualidades? Escribe acerca de una de ellas.









Fuente: Texto para el alumno de 3º básico, Libro Lenguaje y Comunicación, Santillana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada